De: Temeridad

Por: Alejandro Villegas

Frente a la firmeza del ciudadano presidente en el retorno a clases presenciales, como se había anticipado, los padres de familia tendrán la última palabra.

Con el aval de la Secretaría del ramo y el sindicato magisterial, personal docente y administrativo en el plano nacional realizan los preparativos necesarios para que el 30 de agosto con el inicio del nuevo ciclo se concrete el retorno del alumnado a las aulas.

Los pros y contras de la medida están sobre la mesa, y en el extremo la actividad escolar se reclasificó para evitar que a pesar del color del semáforo epidemiológico se suspenda la actividad en los centros escolares de todos los niveles.

Ello, deja en las madres y los padres de familia la determinación final de enviar a sus hijos a las aulas y exponerlos a un eventual contagio de COVID-19 a pesar de las medidas sanitarias que se adopten, o dejarlos en casa.

Al momento, la determinación del gobierno se antoja temeraria en principio porque la población menor de 18 años, no ha sido vacunada y, en consecuencia, no cuenta con más defensa que la observancia de los protocolos sanitarios, para no contraer COVID-19.

Pero no hay garantía alguna de que estará a salvo. Si acaso el compromiso verbal del ciudadano presidente de que los eventuales afectados contarán con la atención necesaria.

En contra, están los casi 250 mil decesos que, a la fecha, contabiliza en país a causa de la COVID-19.

En consecuencia, madres y padres, en el seno familiar, tendrán que adoptar la determinación final.

De concretarse una gran ausencia en las aulas a partir del 30 de agosto, podría comenzar a configurarse una suerte de desobediencia civil, cuyas consecuencias tendrá que cargar en un sentido el ciudadano presidente en compañía de su séquito.

Desafuero

Concretados los desafueros de los diputados Saúl Huerta y Mauricio Toledo, tras un largo proceso, la suerte de ambos en el plano legal ahora recae en la Fiscalía de la CDMX.

La inocencia o culpabilidad de ambos deberá definirse por separado, en tribunales, pero como del dicho al hecho hay una enorme distancia, como sociedad habremos de esperar para ver qué sucede, primordialmente si a partir del 1 de septiembre, tras rendir protesta Mauricio Toledo vuelve a contar con fuero.

En tanto, la suerte de Saúl Huerta, sin el acompañamiento formal de Morena, parece definida.

Redacción

Somos un equipo listo para actuar. Estamos dispuestos a llevarte la información más relevante en el momento que lo requieras. Checa nuestra web y redes sociales ¡No te arrepentirás!

A %d blogueros les gusta esto: