México y Tokio 2020: Mucho qué explicar

A la medallista Ana Gabriela Guevara le quedó muy grande el puesto y quedó a deber en la responsabilidad de impulsar a sus compatriotas en el ciclo olímpico de Tokio 2020.

Por: Guillermo Castillo

Entre la gente existe un dicho que se suele utilizar cuando una persona cambia a una profesión relacionada con la que ejercía, pero que en algún momento llegan a ser antagónicas:

No es lo mismo ser borracho que cantinero»

Este dicho popular cae como anillo al dedo para Ana Gabriela Guevara, la atleta y medallista olímpica que tras su retiro de las pistas, llegó a la máxima posición directiva existente en nuestro país respecto a su profesión: directora de la Comisión Nacional del Deporte (Conade).

Ella, como ha pasado en el pasado, fue seleccionada justo por sus logros deportivos, como una muestra del gobierno en turno de que «ahora sí» se apoyará a los atletas de todos los niveles, como los de alto rendimiento.

Sin embargo, el puesto le ha quedado muy grande a la medallista, que ha salido muy mal parada casi desde el inicio de su labor político-administrativa y que ha abandonado abiertamente a quienes debía proteger e impulsar.

Un claro ejemplo, totalmente palpable, es la delegación mexicana que asistió a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Las historias de anomalías en la selección de los representativos y las condiciones en que llegaron a la justa no dan lugar a duda.

Uno de los temas más preocupantes y que en su momento pasó inadvertido es que el fondo que sufragado parte, al menos, de sus gastos, fue eliminado bajo la gestión de Ana Gabriela Guevara. Los dejó sin recursos para entrenarse.

Esto obligó a que en casos como el de Alexa Moreno, utilizara sus propios recursos, premios conseguidos en otros torneos, para pagar aparatos que no tenía y que nunca le fueron proporcionados, o de otros que necesitan viajar constantemente para entrenar porque no hay un lugar fijo para hacerlo.

Ante eso, resulta una burla que ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador anuncie premios económicos para todos los que han conseguido cuartos lugares en sus disciplinas.

Ellos necesitan soporte económico permanente, no sólo estímulos que llegan una vez y se desvanecen en la adquisición de equipos o en traslados.

Las fallas en las decisiones también causaron que deportistas mexicanos abandonaran la idea de competir por nuestro país y luego ganaran medallas por las naciones que sí los cobijaron, como pasó en Tiro con Arco.

Igualmente, los pleitos políticos provocaron que en disciplinas donde México llegó a dominar, como el Taekwondo o el box, ahora fuera borrado del mapa.

Así, Ana Gabriela Guevara ya tuvo que reconocer que la meta de 10 medallas olímpicas se quedaría lejos de cumplirse; pero la autocrítica debería ser mucho más profunda: estos resultados están por pésimas o nulas políticas públicas de apoyo al deporte mexicano.

La ex atleta tiene mucho qué explicar sobre cómo y por qué se utiliza el dinero destinado a la Conade y al Comité Olímpico, con o sin recortes; y por qué rayos no defiende con todo a los atletas

Ana Gabriela Guevara tiene mucho qué explicarle a los atletas que debió cobijar y que hoy padecen, porque ellos, con lo que tienen en talento y corazón, que es mucho, sí han sacado la cara por nuestro país a pesar de las circunstancias.

Hasta la próxima.

Redacción

Somos un equipo listo para actuar. Estamos dispuestos a llevarte la información más relevante en el momento que lo requieras. Checa nuestra web y redes sociales ¡No te arrepentirás!

A %d blogueros les gusta esto: