Barbacoa Las Cuevas y la otra cara de la pandemia

Yucal y Daniel lanzaron Las Cuevas, su propio negocio, a pesar de que la crisis del Covid-19 tenía toda la economía apagada.

Texto: Guillermo Castillo | Foto: Cortesía | Video: Ryan Castillo

Cuando el Covid-19 dejó sentir sus primeros efectos en Puebla, Yuval Carpinteyro y Daniel Sosa enfrentaron la incertidumbre de una economía cerrada y el riesgo latente de perder sus empleos; pero jamás imaginaron que la pandemia les depararía un camino muy distinto.

Yuval, vocalista de un grupo musical, fue la primera en resentir el apagón. Con las fiestas y eventos cancelados y los bares sin permiso para operar, sus ingresos se cortaron de tajo. Sólo le quedaron sus ahorros para sostenerse.

Al inicio, la falta de actividad le sentó bien. Eran como vacaciones para ella; pero al cabo de 3 meses, le sobrevino una crisis emocional, aunada al hecho de que sus fondos estaban por terminarse.

Por su parte, Daniel, su pareja, fue enviado a home office. Esto le dio cierta estabilidad económica; pero al tener ingresos limitados, también pensaba en formas de pasar la pandemia con mayor tranquilidad.

Fue entonces cuando tomaron una decisión que, aseguran, les cambió la vida: tomaron sus últimos pesos para traer a Puebla la barbacoa “Las Cuevas”, con un proceso de elaboración que ya es tradición en la familia de Yubal.

Su comienzo, como el de todo negocio y más en pandemia, no fue opulento pero sí fue efectivo. Entraron a la moda de las food truck y con muchos instrumentos heredados, además del entrenamiento en familia, habilitaron la primera barbacombi de Cholula.

La familia de ella tenía dudas de hasta dónde podrían llegar al tener un estilo de vida totalmente discordante con esta nueva actividad; pero los apoyaron y los padres de él, acostumbrados a los negocios gastronómicos por el servicio de banquetes que han tenido por años, también los respaldaron.

Así, Yuval llegó a la conclusión de que la pandemia le ha servido para valorar lo que tiene y se dice agradecida con la contingencia sanitaria; porque a pesar del miedo, le ha permitido ampliar sus horizontes, asegurar su futuro de una forma distinta.

Daniel, en tanto, acepta que al pensar en el Covid-19 no puede evitar que la palabra incertidumbre pase por su cabeza; pero al mismo tiempo, reconoce que le ha enseñado a atreverse a obtener nuevas habilidades y hacer cosas diferentes.

A casi un año de camino, “Las Cuevas, Barbacoa & Asados” ha llegado a niveles que ni Yuval ni Daniel habían contemplado. Ambos están involucrados al 100% en su negocio y ella sólo hace presentaciones esporádicas con el grupo musical.

La pareja pasó de la Barbacombi a un pequeño local, con tres meses y de ahí, a un restaurante totalmente montado que ha logrado la fidelidad de los comensales los fines de semana, a sólo 10 minutos del centro de San Pedro Cholula, gracias a su barbacoa y a sus cortes de carne.

Estos jóvenes también descubrieron las implicaciones de trabajar con la pareja, la satisfacción de dar empleos y la fuerza que pueden brindar familiares y amigos cuando se deciden a impulsar un proyecto con un futuro promisorio.

Hacia adelante, Yuval y Daniel están dispuestos a hacer crecer su negocio a pesar de las dificultades, sin dudar ni vacilar; porque lograron lanzar su propio lugar aún cuando tenían todo en contra.

Guillermo Castillo

Tengo 11 años de experiencia periodística y sigo aprendiendo. He colaborado para Cómo?, ABC Radio, Milenio, Diario El Popular, Radio Oro, Urbano Puebla y MVS Noticias. Hoy dirijo En Vivo Mx. El camino andado sólo sirve para dar el siguiente paso.

A %d blogueros les gusta esto: