¿Puebla rehén?

¿Cuánto tiempo necesita Claudia Rivera para reconocer que algo está mal hecho en materia de seguridad pública?

Por: Guillermo Castillo

La balacera ocurrida el martes en la colonia Minerales del Sur y la declaración del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta sobre los motivos de la misma, gritan una vez más lo que se ha repetido hasta el cansancio a lo largo del gobierno de Claudia Rivera Vivanco: la estrategia de seguridad pública en la capital, no está funcionando correctamente.

Durante meses, la presidenta municipal se ha empeñado en defender a su secretaria, Lourdes Rosales y eso, como jefa, habla bien de ella; pero ¿cuánto tiempo necesita para reconocer que más allá de sus indicadores derivados de denuncias, que siempre tienen una enorme cifra negra detrás, hay componentes de su estrategia de seguridad que no están funcionando?

Tal vez sería ilógico pedir que no haya un solo robo en transporte público o asalto en la calle; pero ¿balaceras al mediodía? Sin contar los cuerpos embolsados, destazados o golpeados que se encuentran un día sí y otro también, tirados en distintos puntos de la ciudad.

En esta ocasión, el enfrentamiento entre bandas delincuenciales que –de acuerdo con lo expresado por el gobernador– buscan disputarse una plaza como la Angelópolis, tuvo un costo alto: la vida de un elemento policiaco, cuya familia no podrá recuperar, ni con todo el oro y la buena voluntad, a un ser querido.

Lo curioso es que, más allá de los 26 detenidos que hubo esa tarde, según las propias cifras de Lourdes Rosales, no se ve un manotazo en la mesa y menos una respuesta del Ayuntamiento de Puebla para que esto no vuelva a pasar.

¿Será que Puebla se convertirá en rehén de los que se disputan la plaza, sin que el gobierno de la ciudad, que es primer responsable, meta las manos con fuerza?

De la marcha feminista

¿Qué tan indolentes necesitamos ser los poblanos para darnos cuenta de la gravedad de la violencia contra la mujer? ¿Qué tan necios somos como para voltear, al más mínimo reparo, el discurso hacia el vandalismo a los monumentos históricos? ¿Qué tan estúpidos necesitamos ser, como para empezar a insultarnos entre nosotros, en vez de protegernos entre nosotros?

Y lo comento porque, desde el día de las marchas, el pasado 25 de noviembre, los comentarios sobre el vandalismo y lo rápido que se limpiaron o restauraron los monumentos, ha ocupado el centro de las discusiones, abandonando por completo la violencia contra las mujeres.

Incluso, entre mis amigos y amigas, he visto como cada vez más se tacha a estas mujeres como feminazis, locas, cavernícolas.

Y no es que esté a favor del vandalismo. Concuerdo con quienes argumentan que esto no sólo no lleva a nada, sino que genera el resultado que vemos: más violencia contra la mujer y saca del foco la discusión central.

La pregunta real es ¿Qué vamos a hacer? Como sociedad, como familias, como medios de comunicación, como empresarios, como gobierno ¿Qué vamos a hacer para que paren los feminicidios, las violaciones, los abusos sexuales?

Yo te reto hoy a pensar en ello y a tomar decisiones propias. No necesitas un programa de gobierno ni de escuela ni de empresa, porque la primera responsabilidad es tuya y mía, y si tienes a una mujer que quieres, piensa que ella podría ser la próxima víctima si no hacemos nada.

Los feminicidios no se han detenido, ni se han reducido, al contrario, han aumentado y de eso, todos somos responsables. Todos.

Hasta la próxima.

@garturocc
@envivo_mx
www.en-vivo.mx
garturoc@gmail.com

Tengo 11 años de experiencia periodística y sigo aprendiendo. He colaborado para Cómo?, ABC Radio, Milenio, Poblanerías y Diario El Popular. Hoy impulso En Vivo Mx. El camino andado sólo sirve para dar el siguiente paso.