Evo Morales: de presidente a refugiado político

Después de tres semanas de protestas por fraude electoral, Evo Morales deja su cargo y viaja a México como refugiado político

Por: Guillermo Pérez Leal/Redacción
Foto: Tw @evoespueblo

Fue en enero del 2006 cuando Evo Morales llegó por primera vez al poder como presidente del Estado Plurinacional de Bolivia. Han pasado 13 años y 9 meses de su victoria con el 54% de los votos en las elecciones y de su promesa de un gobierno enfocado en las necesidades de los pobres.

Evo Morales nació el 26 de octubre de 1959. Creció en una comunidad agrícola rural y se convirtió en el primer presidente indígena.

La Constitución boliviana especificó que el periodo 2006-2009 de Evo Morales contaba como su primer mandato. No obstante, durante la segunda gestión de Evo, las autoridades señalaron que el primer gobierno de Evo no contaba porque se dio bajo otro régimen constitucional.

Asimismo, argumentaron que el presidente no había llegado a concluir su primer mandato por el cambio de Constitución y que por ello podía volver a postular y en el 2010 inició su segundo mandato tras ser reelecto con 64% de los votos.

En su tercer periodo en el 2015 logró el 61% de los votos. Sin embargo, en el 2016 en el referendo sobre su posible cuarto mandato sufrió su primera derrota, al ganar el “no”.

La derrota fue celebrada por la oposición, mientras el gobierno ensayaba justificaciones señalando que el presidente había sido víctima de guerra sucia y noticias falsas.

Luz verde a la reelección indefinida

En el 2017 el Tribunal Constitucional da luz verde a reelección indefinida por “atentar contra los derechos políticos” de Evo Morales.

En el 2019 Evo se presentó como candidato a la presidencia para un cuarto periodo. El 20 de octubre, Evo parecía haber ganado un cuarto periodo como presidente, pero fue una elección señalada por la oposición por un supuesto fraude. La publicación de resultados se suspendió por 24 horas, el conteo mostró una significativa tendencia a su favor.

Las calles de la capital de Bolivia se llenaron de manifestantes calificando a Morales de “dictador”, mientras que las Fuerzas Militares dijeron que no se enfrentarían a los manifestantes.

La OEA presentó su informe parcial, en el que indicó que no se siguieron los procedimientos adecuados y que hubo irregularidades en el proceso electoral. En respuesta, Morales ofreció repetir los comicios.

Sin embargo, después de que la Central Obrera Boliviana, la Policía y el Ejército pidieran la renuncia del presidente, Evo Morales renunció a su cargo.

México le da asilo político a Evo Morales y envía un avión por él

El gobierno de México, en tanto, celebró en una primera instancia que Evo Morales llamara a nuevas elecciones y después, que tomara la decisión de renunciar para evitar más violencia en su país.

Fue a través del Canciller Marcelo Ebrard Casaubón, que el Estado Méxicano también tildó la demanda de renuncia para el ya ex presidente boliviano como un «golpe de estado«, mismo que condenó.

Además, ofreció asilo político a Evo Morales junto con otras 20 personas del Poder Ejecutivo y Legislativo de aquel país que en primera instancia se refugiaron en la Residencia Oficial de La Paz, para la que pidió respeto.

Poco menos de 24 horas después, advirtió que México no reconocería ningún gobierno militar que eventualmente se instalara en Bolivia, luego que todos los personajes que podían asumir la Presidencia de ese país, renunciaron.

Para la tarde de este 11 de noviembre de 2019, se anunció que un avión de la Fuerza Aérea Mexicana fue enviado hasta por el ahora refugiado, toda vez que había hecho una solicitud verbal y formal de asilo político.

Mientras tanto, Evo Morales informó que había tomado la decisión de aceptar la invitación de México, toda vez que su propia vida corría riesgo; pero aseguró que volvería a su país.

También lanzó un llamado para que los servicios médicos de su país dieran atención a la población.