Incendio en el Amazonas no cede

La semana pasada, imágenes de satélite detectaron unos 9,500 siniestros, en su mayoría en la Amazonia, el llamado “pulmón del mundo”.

Las zonas más afectadas desde hace unas tres semanas son el norte y noroeste, seguidas por el Pantanal, en el oeste y suroeste, aunque los incendios se registran también en el sur, cerca de ciudades como Sao Paulo.

El fuego se ha extendido en los estados de Acre, Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, y llega a la triple frontera con Bolivia, Perú y Paraguay, de acuerdo con autoridades ambientales.

El más afectado es Mato Grosso, con más de 13 mil 500 focos, mientras que en los estados de Amazonas y Acre declararon alerta ambiental.

Los incendios han generado una gruesa capa de humo sobre un área de 1.9 millones de kilómetros cuadrados. Por ahora, se desconoce si el fuego fue causado por la actividad agrícola o la deforestación, que se han acelerado bajo la presidencia de Jair Bolsonaro.

El martes, el hashtag #PrayForAmazonia se viralizó en las redes sociales como una muestra de la preocupación por la Amazonia, en llamas desde hace tres semanas.

En entrevista con la cadena estadunidense MSNBC, Michael E. Mann, experto en asuntos ambientales, destacó que “los incendios forestales son consecuencia de la acción del hombre, y el cambio climático hace que los incendios sean más frecuentes”.

La Amazonia se extiende 7.4 millones de kilómetros cuadrados por Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela, Guyana y Surinam.

Brasil, con selvas tropicales que se extienden sobre 6.7 millones de kilómetros cuadrados, alberga la mayor parte, con más de 60 por ciento dentro de sus fronteras.