Viajará Miguel Barbosa a Tepexco y Cohuecan tras linchamientos

El gobernador Miguel Barbosa señaló que en Puebla se arrastra “un estado de derecho débil”.

Por: Aurelia Navarro Niño
Foto: Agencia Enfoque

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta reconoció que en Puebla se arrastra un estado de derecho “débil” y como ejemplo está lo ocurrido ayer, en Tepexco y Cohuecan, donde siete personas fueron linchadas al ser señaladas por un intento de secuestro.

Ante ello, el jefe del Poder Ejecutivo local anunció que el próximo domingo, 11 de agosto, acudirá a ambos municipio, donde sostuvo que se evidencia la deuda social que ahora toca recomponer a un gobierno progresista.

Barbosa Huerta aceptó que no solo los lugareños de  Tepexco y Cohuecan están cansados de la delincuencia. Dijo que el resto de las poblaciones también y por ello –afirmó–su administración “tomará al toro por los cuernos” ante cualquier acto de inseguridad.

“En Puebla, la presencia del estado de derecho es débil. Los hechos ocurridos en comunidades pobres de los municipios de Cohuecan y Tepexco, así lo acreditan. La gente cansada por el olvido, la falta de efectividad de quienes han gobernado hace que la respuesta sea excesiva y se lleve a la justicia por propia mano”.

Aseguró que “no seguirá ocurriendo así. Tendremos que fortalecer el estado de derecho. Es inadmisible la justicia por propia mano y para eso se debe llevar, a cada municipio, la presencia gubernamental”.

También expuso que Puebla podría considerarse como el “estado de las contradicciones, la desigualdad”, de tal forma que ahora el compromiso es lograr el pago de la deuda social para más de tres millones de poblanos.

Van 180 casos de intentos de linchamiento y ejecuciones

Por su parte, el secretario de Gobernación estatal (Segob), Fernando Manzanilla Prieto, reportó que en lo que va del año en puebla se han registrado 180 casos de linchamiento; de los cuales se ha logrado el rescate de 209 personas en esta situación de conflicto.

Abundó que de los casos antes referidos, 18 personas han sido privadas de la vida en diferentes formas, algunos en estricto linchamiento y otros más calcinados.

ETIQUETAS: