Moreno Valle, el Salinas de Gortari de Puebla

Rafael Moreno Valle pintó una Puebla de primer mundo, como Carlos Salinas de Gortari lo hizo con México; pero la realidad es otra.

Por: Guillermo Castillo

Este fin de semana se cumplieron tres meses del helicopterazo donde murieron Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso, también los 25 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, el candidato oficial que fue convertido en el mártir de Lomas Taurinas.

Ambos hechos, separados en el tiempo, tienen en realidad poco en común; pero este lunes, luego de escuchar el diagnóstico presentado como parte del nuevo Plan Estatal de Desarrollo, no pude evitar hacer una –tal vez alocada– comparación: Moreno Valle podría considerarse el Carlos Salinas de Gortari de Puebla.

Las razones son varias, pero una es la que me hizo converger en ambos políticos repudiados por el grueso de la gente: vendieron (y muy bien) un estado y un país inexistentes, pintaron cuadros que sólo el tiempo ha ido deslavando, mostrando la terrible realidad.

Cuando Carlos Salinas de Gortari comenzó a gobernar, yo tendría escasos seis años. Tengo vagos recuerdos de aquel tiempo; pero hay algo que mis padres me han contado una y otra vez: durante los primeros años, el presidente hacía ver a México como un país de primer mundo.

El que ahora se ha convertido casi en un “innombrable” era recordado porque programas como “Solidaridad”, que luego se transformó en Oportunidades, después en Prospera y que ahora tendrá otro nombre, estaba “sacando a la gente de la pobreza” y el crecimiento económico era envidiable.

Pero ¡Oh, decepción! Al término de su gestión, vino el levantamiento armado de Chiapas, el “error del 94”, la desaparición de los tres ceros del peso, entre muchas otras cosas y todo el escenario de primer mundo quedó en el olvido, hasta la fecha.

Rafael Moreno Valle, en su momento, hizo algo similar a escala estatal. Primero, se vendió como el cambio personificado y todas las necesidades del pueblo, causadas por el priismo –léase ahora como la mafia del poder–, serían resueltas con un modelo de prosperidad, transparencia, medición de resultados y muchas cosas más.

Los primeros dos años del expriista convertido al panismo gracias a una senaduría, no se vieron tan mal. Sobre todo Puebla capital se transformó y había calles de concreto hidráulico (ahora cuarteadas cuando debían durar 30 años) creándose, pasos a desnivel, puentes y se recuperaba la memoria del general Zaragoza.

En otros estados, creían que los poblanos éramos felices con el “desarrollo” y había poblanos que pensaban que Moreno Valle Rosas había hecho más que cualquier gobernador antes que él. ¿Qué habíamos hecho para merecer tanta suerte?

En su tercer año, los problemas arreciaron. La decisión de atraer los registros civiles en el estado provocaron levantamientos y la decisión de desalojar con la fuerza pública un bloqueo carretero, terminó con un saldo de un niño muerto. Una crisis que nunca se pudo superar del todo.

El cuarto y quinto año fueron para olvidar. El ahora finado gobernador comenzó a ser siempre criticado y repudiado; especialmente, cuando los indicadores de pobreza mostraban que no estábamos tan bien (aunque él siempre dijo que sí y que lo discutía con quien fuera, como fuera y a la hora que fuera) y el huachicol y la violencia feminicida se hicieron evidentes.

Los efectos, como hizo Salinas de Gortari, fueron contenidos para no vivirlos él en todo su apogeo, sino heredárselos al siguiente mandatario y los poblanos los vemos hasta el día de hoy, que según el diagnóstico del Plan Estatal de Desarrollo, tenemos a 40 por ciento de la población esperando lo peor en materia de seguridad y cifras crecientes en robo, extorsión, secuestros, violaciones y demás.

Al momento, tenemos un estado que ha perdido 40 por ciento de la inversión extranjera directa y que pasó del quinto al octavo lugar en crecimiento del Producto Interno Bruto; que ocupa el quinto lugar entre los estados más pobres del país y donde 60 por ciento de la gente vive con algún grado de pobreza.

Un estado que actualmente invierte 60 por ciento de sus recursos en la zona metropolitana de Puebla, especialmente en la ciudad capital y que en temas como salud, enarbola el primer lugar en muertes por cáncer juvenil.

Todos estos datos sólo fueron algunos de los expuestos por Jorge Estefan Chidiac, secretario de Finanzas, en la presentación del PED y aún nos falta saber cuánto nos heredó en adeudos no considerados como pasivos oficiales.

Sin embargo, retratan de cuerpo entero el desafío para el próximo gobernador, porque dicho sea de paso, en la contienda extraordinaria no habrá una sola mujer en la boleta.

Así, ocho años después de que Moreno Valle comenzara su gobierno con imagen de salvador, confirmamos y reconfirmamos que le jugó al Salinas de Gortari al pintar un estado ideal con miras a su sueño presidencial, que primero no logró superar al anayismo y luego, no pudo superar al destino.

Requiem del morenovallismo…

Si alguien duda que Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso están muertos, deberían detenerse a ver un poco lo que está sucediendo con aquella burbuja llamada morenovallismo:

  • El PAN, PRD y Movimiento Ciudadano postularon a uno de los principales detractores de su líder
  • El PANAL, que siempre fue su satélite predilecto, ahora se rinde ante los pies de Miguel Barbosa
  • El PSI y Compromiso por Puebla, uno alentado y el otro creado por el propio Moreno Valle, sacaron las manos del proceso y se abstendrán de postular a un candidato y tampoco tienen una coalición o candidatura común formal.
  • La mayoría de sus principales operadores desaparecieron o renunciaron al PAN y los que siguen, mantienen un bajo perfil.

Los que vimos al exgobernador de cerca sabemos que era tan calculador, que su jugada habría sido totalmente distinta y jamás, nunca, se habría retraído así. El morenovallismo está en vías de extinción o tal vez, de evolución.

Hasta la próxima.

Comentarios

Comentarios

Tengo 11 años de experiencia periodística y sigo aprendiendo. He colaborado para Cómo?, ABC Radio, Milenio, Poblanerías y Diario El Popular. Hoy impulso En Vivo Mx. El camino andado sólo sirve para dar el siguiente paso.