¿Vives en la CDMX? Eres más susceptible a desarrollar cáncer

A diferencia de otras entidades, los habitantes de la Ciudad de México y su área conurbada son más susceptibles a desarrollar cáncer de mama y de próstata, debido a que respiran compuestos orgánicos que están en el aire y que detonan el aumento de tumores cancerígenos.

La investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM, Karen Nava Castro, explicó que contaminantes derivados de los plásticos como el BPA también se convierten en partículas PM10 que los capitalinos respiran cuando hay altos niveles de contaminación, las cuales detonan el riesgo de cáncer.

Este tipo de estudios demuestran que el Gobierno de la Ciudad de México está lejos de contar con mediciones de la contaminación atmosférica que detecten la serie de partículas ultrafinas.

Apenas el lunes 20 de agosto, la Secretaría de Medio Ambiente capitalina y el CCA de la UNAM firmaron un convenio para estudiar las partículas ultrafinas que están en el aire.

La secretaría adquirió un equipo de cromatografía de gases con detector de masas, acoplado a un sistema de desorción térmica para aerosoles-gases que permite analizar, con gran resolución temporal, compuestos orgánicos de origen primario y secundario presentes en las partículas suspendidas. Dicho equipo es único en su tipo en nuestro país y contribuirá a generar información sobre el origen de los compuestos orgánicos presentes en las partículas finas y en los procesos químicos que se presentan en la atmósfera.

Pero otras investigaciones académicas están demostrando que partículas ultrafinas sí pueden aumentar los riesgos de enfermedades cancerígenas en tejidos como mama o próstata.

Tras más de un año de investigación, la integrante del grupo Genotoxicología y Mutagénesis del CCA explicó que las pruebas realizadas demostraron que alguien con cáncer de mama puede aumentar la metástasis con la exposición a esos compuestos –denominados ftalatos– que están en los plásticos y en la atmósfera.

La investigadora de la UNAM, comentó que estos compuestos orgánicos se usan como plastificadores y están en los productos de uso cotidiano como recipientes de plástico para transportar comida, maquillajes, cremas, lociones y biberones.

Detalló que para llegar a esta conclusión administraron el contaminante a los ratones cuando nacieron y ocho semanas después, cuando llegaron a adultos jóvenes, les inyectaron la línea celular tumoral que desarrolla un tumor en la mama.

Aclaró que los ftalatos son compuestos orgánicos que se liberan de los plásticos con cambios de temperatura o PH, pero también son contaminantes que están en el aire, en las partículas suspendidas que son las partículas PM10.

Precisó que los resultados de su investigación no deben ser motivo para “meternos a una burbuja” y no respirar estas partículas, sí hay que evitar la exposición al aire libre cuando los niveles de PM10 están muy elevados.

Cabe destacar que en 2017 sólo se registraron 81 días limpios de contaminación en la Ciudad de México.

Comentarios

Comentarios